viernes, 20 de abril de 2012

locative literature

El contenido de la literatura locativa se refiere al lugar en el que la persona (el lector) se encuentra. La LocLit es una manifestación más de la realidad aumentada que las nuevas tecnologías y el panorama transmediático permiten. Así, las tecnologías pueden hacer hablar a los lugares, llenándolos de historias. Broadcastr es una aplicación para el teléfono movil basada en este  concepto del storytelling actual para crear una guía mundial y multimedia, cargada de información para enriquecer los lugares, y a la que las personas y las empresas pueden contribuir añadiendo historias y asociándolas a los sitios en las que han ocurrido. En esta misma onda Mystoryworld es el proyecto de un jóven escritor que se ha propuesto contar historias relacionadas con distintos lugares de la ciudad de Melbourne. 6stories, el proyecto de escritor MattBlackwood también va en esta dirección.

una vida pirata

En este artículo de wired se hace una curiosa analogía entre los piratas y los trabajadores freelance o autónomos. En un mundo donde cada vez más la meritocracia es una tonta historia para niños y todo se parece más bien a un sálvese quien pueda se hace necesaria otra actitud. Seguir el camino de estudiar, esforzarse, trabajar duro, ascender y progresar es un modelo que la sociedad ya no puede ofrecer. Las cifras de paro hablan por si solas y muchos de los que trabajan lo hacen en precariedad. Así que se hace inevitable crear nuevos caminos, no seguir las reglas establecidas, ser creátivo y crear uno su propio trabajo, gestionarlo, ganándo así independencia. La independencia -aunque siempre en un contexto de incertidumbre- es lo que caracteriza a los piratas y lo que nos atrae de ellos. Así que, poco a poco, nos tenemos que ir haciéndo un poco más piratas a la hora de buscarnos la vida. Porque al pirata no le queda otra.

crowdsourcing y ciencia

Foldit es un interesante juego de ordenador científico que te permite contribuir a importantes investigaciones científicas. Se propone jugar con las proteinas, con las estructuras en las que se pliegan y con las formas que adoptan. Los jugadores pueden crear nuevas proteinas. Las formas de las proteinas determinan su función o viceversa, no sabría decir. A la hora de diseñar proteinas -ahora que la tecnología lo permite- la tarea más difícil es averiguar cual es la forma óptima de la misma. Foldit intenta predecir las estructuras de las proteinas aprovechándose de la intuitiva habilidad humana de resolver puzzles, que es en el fondo de lo que se trata.´La inteligencia colectiva al servicio de la ciencia desarrollándose lúdicamente.